martes, 1 de enero de 2013

PAVLOVA DE CHOCOLATE Y FRAMBUESAS


Es temprano y todos duermen. Tengo el mal de los que se despiertan siempre al mismo horario entonces por más que me haya dormido a las 5 AM a las 7 AM me desperté y a las 9 después de dar mil quinientas vueltas en la cama, me levanté. Todo es silencio y quietud, parece que hasta la naturaleza hiciera silencio después del bochinche de anoche. Como todos los años la pasamos en casa de nuestros amigos del alma. Quemamos el muñeco, comimos cosas ricas, brindamos, cantamos y nos reímos como locos. Hubo cientos de fuegos artificiales, aunque en la ciudad cada año se escucha menos el ruido de petardos, pero luces hubo un montón. La perlita de la noche que quedará para el recuerdo, fue un desliz mío. Como siempre para Año Nuevo nos dividimos las comidas, y a mí me había tocado entre otras cosas hacer el Vitel Thonné que tanto le gusta a mi amigo. Cuando llegamos él me dice , que bueno, terminamos el año con lo que me gusta, el Vitel Thonne. De golpe un frío me corre el cuerpo, zás , me lo había olvidado en la otra heladera. Abrimos una para sacar todo lo que teníamos que traer y en la otra no nos fijamos. Se imaginan mi desilusión y la de él también. Y no podíamos volver a buscarlo porque tenemos más de una hora de viaje entre casa y casa. Cuestión que allí quedó la carne muerta de risa solita en la heladera. Qué paparula!


 No se me ocurría mejor manera de empezar el año que con este postre. Es una variación de la Pavlova original que es de discos de merengue y fruta fresca. Yo hice una versión aquí. Este es un plato típico australiano y se adapta de manera ideal a nuestro clima de navidad veraniega. La opción de la frambuesas es el punto justo para cortar con tanto dulce. Tiene un equilibrio perfecto, entre texturas, el crujiente del merengue, la suavidad de la crema y lo blando de las frambuesas. También entre sabores , como les decía, lo ácido de las frambuesas con lo intenso del chocolate y la suavidad de la crema. Y el contraste de los colores también, eso salta a la vista. En conclusión, una elección ideal para engalanara la mesa en estas fiestas. Espero que lo hagan y lo disfruten como nosotros.

Ingredientes
300 gs claras
450 gs azúcar
1 cucharada de vinagre de alcohol
35 gs cacao en polvo amargo
750 gs crema(nata)
7 cucharadas de azúcar
300 gs frambuesas
40 gs chocolate en barra


Procedimiento
Colocar las claras en un bowl , comenzar a batir con batidora eléctrica, y una vez que comiencen a espumar colocar el azúcar en forma de lluvia. Batir hasta que la preparación esté firme pero no dura,no se debe sobre batir. El punto está cuando damos vuelta el bowl y las claras no se caen. Agregarle el vinagre y el cacao tamizándolo. incorporar de manera envolvente. Dividir la preparación en tres partes y colocar en forma de discos sobre placas siliconadas. Cocinar en horno medio, unos 170º C, hasta que el merengue se torne seco, firme y no se mueva al tacto.
Batir la crema junto con las cucharadas de azúcar. Armar la torta colocando un poco de crema en la base del plato para que no se nos mueva la torta.Colocar un disco, luego un tercio de la crema chantilly y frambuesas en la cantidad que nos guste. Luego el otro disco, nuevamente crema y frambuesas, y así hasta completar. Decorar con chocolate rallado y llevar a la heladera por lo menos un par de horas para que la torta se compacte.
Tener en cuenta que no es muy estética a la hora de servir las porciones. Tenemos la opción también de hacer Pavlovas en tamaño individual y no nos preocupamos por que queden bien presentadas las porciones al momento de servir.

23 comentarios:

  1. ¡¡Feliz Año Nuevo, querida Erika!!
    Acá también llama la atención el silencio que se cuela por todas las calles.
    Tu receta es impactante en todo sentido. Y en cuanto al V.T. no tengo dudas de que el olvido será la excusa perfecta para reunirlos nuevamente cualquier noche de estas. Cariños,
    Silvia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Silvia! Te cuento que excusas no necesitamos , nos inventamos cualquier cosa con tal de vernos jaja. Son amigos entrañables.
      Cariños

      Eliminar
  2. A pavlova sai-me sempre mal.
    Esta além de linda tem chocolate e framboesas uma combinação que tanto adoro.
    Esta fantástica.
    Bom ano 2013
    bjs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué te sale mal? Decime a ver si puedo ayudarte y así le quitás el miedo.
      Cariños

      Eliminar
  3. Espectacular!!!!!!!!!!!!
    Feliz año nuevo, guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Gemma! Lo mismo para vos!

      Eliminar
  4. Nunca he probado esa carne, pero siempre he querido.
    La pavlova de chocolate la hice para una clase de cocina, no es mi especialidad, ya sabes, pero a todos les encantó.
    Te quedó preciosa!
    Disfruta del feriado, felíz 2013!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf Kako! No sabés lo que te perdés! Y eso que no soy muy carnívora pero como son fetas finitas para mí está bien. Espero poder vernos. Avisá, eh?
      Besos

      Eliminar
  5. no se puede empezar mejor el año, una deliciosa receta con una fantástica presentación ;)

    FELIZ AÑO NUEVO!!!! Paula

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pau! Es un postre ideal para nuestras temperaturas! Cariños

      Eliminar
  6. Qué manera de empezar el año Mmmm

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni te cuento todo lo que comimos! Como chanchos jaja es que es inevitable, todo es rico y especial.
      Cariños

      Eliminar
  7. Te ha quedado delicioso!
    Que disgusto el descuido, imagino la pena de todos...
    te deseo un feliz 2013!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El que peor la pasó fue mi amigo que tanta ilusión tenía. PEro como tiene buen carácter enseguida se olvidó. Es más se fue a la casa del vecino de enfrente y se sentó a su mesa después de haber terminado la nuestra a comerse una porción de Vitel Thonné de ellos. Es que en casi todas las casas lo preparan para fin de año! jaja
      Felicidades a vos también

      Eliminar
  8. ¡Guao, menudo postre! A esto no hay quien se resista, absolutamente tentador.

    Pena del primer plato, pero ¡quién no ha tenido un descuido!

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Marhya! Lo mejor es reírse de nosotros mismos. De descuidos vivimos todos, y este quedará para la historia.
      Cariños

      Eliminar
  9. A mi nunca me hagas eso,eh!Adoro el Vitel,a casa lo trajo mi cuñada,es su plato fetiche y le sale,tan,tan bueno,pobre amigo el tuyo :((....MAgnífica Pavlova Eri,me encanta y aún ña tengo en pendiente,me da respeto el merengue.
    OS deseo con el alma,un añp colmado de buenos momentos,se salud y felicidad.

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es más respeto que otra cosa, porque realmente es bien fácil de hacer siguiendo los pasos.
      Un beso grande amiga y lo mejor para vos también!
      Besos

      Eliminar
  10. Un despiste que no tiene mayor importancia, será una anecdota divertida para recordar. Pero con este postre te has desquitado porque te ha quedado de primera, seguro que estaba delicioso. Un beso y feliz año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es un postre delicioso, sin nada de harina lo cual lo hace muy liviano. Y con las frambuesas que le dan el toque ideal. Tenés que probarlo.
      Feliz año a vos también! Cariños

      Eliminar
  11. Feliz año nuevo, Erika!
    Me ha encantado esta forma de hacer pavlova, es preciosa y creo que la voy a probar. Quizás las porciones individuales, como sugieres, porque me imagino lo que pasa cuando la partes.
    Qué mala pata lo del vitello, en fin, pero estas cosas son de las que uno se ríe mucho en años posteriores, quedan como recuerdos divertidos.
    Besos, Noema

    ResponderEliminar
  12. Pues empezaste el año espectacularmente ¡¡¡ te ha quedado preciosa.
    el Vittelo es una buena excusa para otra comida :-)))
    Bsss desde Almeria

    ResponderEliminar
  13. Erika una presentación estupenda.
    Que ricas las frambuesas.
    Un saludito

    ResponderEliminar

Gracias por tu tiempo. Es importante para mi saber que estás ahí.

Blog Widget by LinkWithin