martes, 10 de mayo de 2011

BAY BISCUIT

De niña recuerdo ir a visitar la "trastienda" de un zapatero italiano que vivía cerca de mi casa. A la mujer del zapatero la llamábamos Bambalón , que es una deformación de la palabra muñeca en italiano o algo por el estilo. Iba con mi hermana , eramos muy chiquitas, entonces ella nos agarraba debajo de los brazos y nos balanceaba cantando... bambalón, balón balón ...Después nos invitaba a su cocina y sacaba de una lata grande unas bay biscuit o sino unas galletitas que se compraban en el zoológico y que tenía unas bolas grandes de bizcocho cubierto de un baño de colores. Siempre la misma rutina, la misma sonrisa, las mismas caricias. Supongo que más de un argentino con cierta edad recuerda estos bizcochos de su infancia. No se imaginan la emoción cuando los probé! Fue rebobinar la vida en un instante y recordar buenos momentos.


Ahora no se ven tantos zapateros de oficio como antes. Los zapatos se fabrican en un nivel casi descartable, entonces la gente ya no los arregla más. En esta zapatería había una máquina hecha de madera y hierro, en donde había un montón de rodillos con distintos cepillos y piedras que giraban como locas cuando se encendía el motor. Unas estanterías en donde acomodaban todos los zapatos en espera y la puerta que daba a la casa en el fondo , con una cortina de batista de florcitas. Los viejitos ya no viven más, pero sí en mi memoria.


Esta es una foto de la publicidad que se hacía en aquella época, lo que no se es de que año será.


Estos bizcochos son parecidos a los biscotti que ya hice con anterioridad, ya que tienen la misma característica que aquellos, y se hornean dos veces. Lo común es mojarlos en la leche o en el te. Y son ideales para darles a los chicos cuando andan mal del estómago y no sabemos que darles de comer. El nombre supongo que es una deformación en la traducción y significa que es una galleta doble, o sea que fue cocida dos veces.


Ingredientes
3 huevos
200 gs azúcar
100 cc aceite neutro (yo usé de girasol)
300 gs harina 0000 (de repostería)
1 cucharadita colmada de polvo de hornear
2 cucharaditas de esencia de vainilla
ralladura de medio limón
pizca de sal

Prender el horno. Batir los huevos junto con el azúcar hasta que se formen pequeños globitos. Sin dejar de batir incorporar el aceite en forma de hilo. Agregar la esencia y la ralladura y mezclar. Mezclar todos los secos y con el mismo batidor mezclar toda la preparación. Llevar a un molde de 15 cm por 30 cm enmantecado y enharinado. Hornear en un horno medio , unos 180ºC hasta que se dore apenas la superficie. Si pinchamos debe salir el palillo seco. Esto me demandó una media hora más o menos. Retirar , desmoldar y cortar en tiras, las cuales colocamos en una placa y llevamos nuevamente al horno. Debemos cocinarlas en una temperatura mínima hasta que se doren por ambos lados. A mí me llevó unos 50 minutos más o menos. Y a disfrutar y mojar en la leche!

49 comentarios:

  1. Es verdad que se parecen bastante a los biscotti, pensaba que eran unos. Tu historia me ha conmovido, es muy linda!

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  2. Sí que se parecen a los biscotti, tienen pinta de estar deliciosos, y para tí más con los recuerdos qeu te traen!

    ResponderEliminar
  3. Erika esta receta esta genial, gracias por compartirla.

    Un besito

    ResponderEliminar
  4. Que recuerdos me has traido.....no por las galletas, sino por el zapatero....asi le llamabamos al caballero que arreglaba zapatos.....con su maquina de rodillos.....que delicia de galletas!!.....me encanto como las presentaste.......Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  5. No conocía estas galletas, pero como dices tienen un aspecto similar a los biscotti, probaré esta receta, tengo curiosidad, muchas gracias.
    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Qué bonita historia, estos recuerdos infantiles son una maravilla.
    A parte de los biscotti, se parecen a los "carquinyolis" catalanes, una delicia!
    Besos
    Sandra

    ResponderEliminar
  7. Me encanta este tipo de galletas, me llevo tú receta.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. hola Erika. Que recuerdos más bonitos, me ha encantado tu post! y la receta tiene que ser deliciosa!!! besitos y feliz semana

    ResponderEliminar
  9. Qué buenas galletas para tan bonita historia.
    Me encantan los carteles de publicidad antigua.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado la historia....y las galletitas muy ricas.
    besos

    ResponderEliminar
  11. Da gusto descubrir cosas que nos recuerden a los sabores de la infancia. Hoy en día han cambiado mucho los productos y hay tanta variedad que cuando aparece algo que te recuerda a lo de antes, hace fluir los recuerdos.
    Me encantan este tio de galletas o biscotis, seguro que son maravillosos.

    Besos,

    ResponderEliminar
  12. Qué bonita historia y qué buena pinta tienen. Aemás me ha encantado la publicidad, me encantan los carteles antiguos, el encanto que desprenden.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Después de la reforma, que más se pareció a un vendaval (aun están haciendo cosas acá). Parecería que ahora puedo dedicarme mas al blog y a las visitas. Me encantan los biscottis, bay biscuit como le dicen acá, Nunca intente hacerlos, me parecía que eran difíciles, pero parecen ser fáciles de hacer. Gracias

    ResponderEliminar
  14. Me encantan para mojar en un té con leche igual que los biscotti.
    Los he probado un par de veces que me los hizo una amiga. Genial!

    Esot de los recuerdos de la infancia es increible! A mi me pasa cuando me llega el olor de la magdalenas en el horno y recuerdo cuando íbamos a casa de la vecina de mi abuela para comerlas templaditas uuummmm

    ResponderEliminar
  15. Me ha conmovido la historia que nos cuentas y que galletitas mas deliciosas.
    Un besote preciosa

    ResponderEliminar
  16. Qué lindos recuerdos, creo que recordar es un buen ejercicio...
    Estos biscuit se ven ricos, me llama la atención que dices que son ideales para dar a los niños cuando andan mal del estómago, no sabía eso, gracias por enseñármelo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. No vonozco estas galletas pero con tu linda historia y el aspecto, tienen que saber deliciosas!
    El cartel del anuncio es divino!

    ResponderEliminar
  18. Preciosos recuerdos Erika, y lo mas bonito es que esas personas siguen viviendo en ellos!
    Tus bizcochos parecen deliciosos, si me gustan los biscotti seguro me gustaran estos, verdad?
    Mil besitos linda!!!!!

    ResponderEliminar
  19. Preciosa memoria, y que rico se ven estos bay biscuits. Ahora que veo la foto del biscuit, mi abuelo vendía algo parecido pero aquí le dicen otro nombre, no lo recuerdo en este momento, pero se que eran riquísimos mojado de café.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Que bonita historia para acompañarlos!

    ResponderEliminar
  21. Me ha encantado la historia. Y la receta, sencilla y natural. Es curioso, lo que guardamos al final en la memoria son siempre los pequeños detalles, ¿verdad? Y mira que nos complicamos a veces, y total para qué :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. La lata me parece conocida, que linda, sería perfecta para mi colección.
    Que ricas galletas, seguro son como los biscottis y que lindos recuerdos, esa parte es la más entrañable.
    Un beso

    ResponderEliminar
  23. Con los bay biscuit me revolucionas los recuerdos las meriendas con mis primos sucandolos como posesos en la leche...siempre me dás en el corazón....los zapateros,los afiladores,los carros de verduras....el escuchar eso de ...aaaaajooo bueno y barato....se me eriza la piel.
    PAra mí una entrada entrañable.
    Gracias.

    Besos

    ResponderEliminar
  24. No conocía estas galletas, son como biscottis no? Qué historia tan linda Erika! Bss

    ResponderEliminar
  25. Aquí tenemos unos parecidos que tambien horneamos dos veces, se llaman carquiñolis. Recuredos de la infancia riquíssimos...

    ResponderEliminar
  26. ¡Que curioso! los probaré seguro.

    Besos

    ResponderEliminar
  27. Este tipo de galletas parecen que eran muy famosas antes porque se conservaban mucho tiempo. Son recetas de toda la vida y existen muchas variedades parecidas en muchos sitios.
    Estas tienen que estar muy ricas y con buenos recuerdos saben mejor.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  28. Que ricos recuerdos!!! y las galletitas faunas con confites de masa ni hablar un clásico de la infancia!!! Me gusta mucho tu receta así que te la copio... Un beso grande!

    ResponderEliminar
  29. La lata me parece conocida, que linda, sería perfecta para mi colección.
    Que ricas galletas, seguro son como los biscottis y que lindos recuerdos, esa parte es la más entrañable.
    Un beso
    Kako

    ResponderEliminar
  30. Con los bay biscuit me revolucionas los recuerdos las meriendas con mis primos sucandolos como posesos en la leche...siempre me dás en el corazón....los zapateros,los afiladores,los carros de verduras....el escuchar eso de ...aaaaajooo bueno y barato....se me eriza la piel.
    PAra mí una entrada entrañable.
    Gracias.

    Besos
    Silvia

    ResponderEliminar
  31. No conocía estas galletas, son como biscottis no? Qué historia tan linda Erika! Bss

    Lydia

    ResponderEliminar
  32. Aquí tenemos unos parecidos que tambien horneamos dos veces, se llaman carquiñolis. Recuredos de la infancia riquíssimos...

    gclofent

    ResponderEliminar
  33. ¡Que curioso! los probaré seguro.

    Besos

    Magon

    ResponderEliminar
  34. Este tipo de galletas parecen que eran muy famosas antes porque se conservaban mucho tiempo. Son recetas de toda la vida y existen muchas variedades parecidas en muchos sitios.
    Estas tienen que estar muy ricas y con buenos recuerdos saben mejor.
    Un besote.

    Jantonio

    ResponderEliminar
  35. Que ricos recuerdos!!! y las galletitas faunas con confites de masa ni hablar un clásico de la infancia!!! Me gusta mucho tu receta así que te la copio... Un beso grande!

    Yanina

    ResponderEliminar
  36. Después de los problemas técnicos que tuvo Blogger recuperé los comentarios que se habían borrado y los republiqué como anónimos. Gracias a todos por pasar!

    ResponderEliminar
  37. Que historia.... y que dulce tan rico! me encanta! te quedó delicioso
    Muchos Besoss!

    ResponderEliminar
  38. Erika, tiempo sin visitarte!!

    Que linda historia, poco a poco los oficios como ese irán muriendo ¿qué recordarán las nuevas generaciones de estos tiempos actuales??¿las series de tv?¿el Ipod??...el tiempo dirá. Tus biscochos se ven geniales, para mi son biscottis y me encantan, tengo un libro dedicado a puros biscottis.

    Un beso

    ResponderEliminar
  39. Una bonita historia para unas riquísimas galletas:) me encanta venir a tu cocina auqnue no lo haga con la frecuencia que me gustaría.
    Besicos sorianos Erika

    ResponderEliminar
  40. Qué curiosa historia y que lindas galletas. Toda una delicia de mordisco.

    Besos.

    ResponderEliminar
  41. q lindos te quedaron! y seguro q ricos! me hace acordar a la infancia, el te con leche era siempre con manon, boca de dama o bay biscuit

    ResponderEliminar
  42. Fíjate Erika que lo que no entiendo que añoramos y nos parece entrañable tantas cosas antiguas que por que narices han tenido que desaparecer y creo que tiene que haber alguien que las conserve y recupere.
    Tienen que ser delciosos estos bizcochitos
    Bsitos

    ResponderEliminar
  43. hola, acabo de leer la nota.Trabajo en Alimentarioa Donosti,hacemos biscuit y sabes que?Hacemos BAY BISCUIT, SIII los mismos que comias de chica!Los que vos referis eran de Terrabusi, luego de Kraft y ahora tenemos la exclusividad nosotros.La misma caja,igualitos!Decime como te los hago llegar

    ResponderEliminar
  44. Anónimo:
    Me encantaría. Si querés comunicarte conmigo abajo tenés mi mail. Y si no, dejame tu contacto y yo me comunico con vos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  45. Hola!Nací en Santa fe y me crié en Paraná,Entre Ríos.Muchas veces viajaba en la "balsa"(Ferry,pero sin ferocarril,sólo automóviles y camiones),y bajaba a la confitería a tomar cafe con leche y "Bay biscuits),que delicia!Anduve buscando los "Verdaderos"Bay,pero nada que ver.Prepararé tu indicación,la clave es el limón ralldo.Un gran cariño y gracias por el recuerdo.
    Cordialmente,Rubén

    ResponderEliminar
  46. Hola Rubén! Gracias por dejar tu comentario. mi papá es de Crespo :-)
    Te cuento que amí también me dieron uangrata sorpresa cuando las probé. son para repetir!
    Saludos

    ResponderEliminar

Gracias por tu tiempo. Es importante para mi saber que estás ahí.

Blog Widget by LinkWithin