viernes, 28 de diciembre de 2007

HISTORIA DEL STOLLEN

Contemos un poco de historia. Resulta que el stollen así como otro montón de recetas tiene un origen bastante lejano. Ya se comía una variante por el 1300 pero esta era bastante más sencilla. Originalmente fue un pan hecho con avena, aceite de nabos y agua y era consumido por los monjes en época de ayuno. El sabor no era muy agradable y es por eso que los nobles de la época le pidieron permiso al papa Nicolás V para incluirle a la receta manteca y leche ya que estaba prohibido su uso, y éste se negó. Más tarde el papa InocencioVIII en una carta que se llamó “Carta de mantequilla”(Butterbrief) permitió la incorporación de manteca con la exigencia de que cada vez que se elaboraba un stollen se debía pagar una contribución para la catedral de Freiberg. Dicen que esta fue la primera vez que un papa habló oficialmente de una recta de cocina.
La forma que tiene es tratando de imitar el envoltorio del Niño Jesús. Las frutas secas fueron incorporadas recién en el 1400 porque a un cocinero le pareció que era demasiado sencillo para ser un pastel de Navidad. Existen distintas variantes y varios se adjudican su receta como la única original. Aunque la más conocida es la de Dresden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu tiempo. Es importante para mi saber que estás ahí.

Blog Widget by LinkWithin